Loading...

Rehabilitación Hospital de San Carlos

Apuntes a la intervención de rehabilitación del Hospital de San Carlos en Aranjuez sobre las instalaciones y el edificio anexo

  • Localización: Aranjuez, Madrid
  • Promotor: Universidad Rey Juan Carlos

Galería

247189860_412650340501124_3111286867178360316_n
247147610_412651410501017_2190774122236365924_n
247252356_412651593834332_2527971802232111857_n
246777255_412652347167590_4142495911379620591_n
247676102_412652987167526_1292539352784925277_n
248423334_412652997167525_290473997832316170_n
247189860_412650340501124_3111286867178360316_n 247147610_412651410501017_2190774122236365924_n 247252356_412651593834332_2527971802232111857_n 246777255_412652347167590_4142495911379620591_n 247676102_412652987167526_1292539352784925277_n 248423334_412652997167525_290473997832316170_n

Descripción

INSTALACIONES EN EL EDIFICIO HISTÓRICO.

Edificio construido a partir de 1773, cuya génesis, historia y evolución son bien conocidas. En continua transformación,  las  principales intervenciones se datan a finales del siglo XVIII, primeros del XIX, mediados del XIX y mediados del XX.

Las dotaciones e infraestructuras con las que se diseñaban los edificios conforman unos sistemas poco conocidos y que la intervención reciente ha permitido estudiar.

El proyecto original, como se sigue haciendo hoy día, primero se ajustaba a la parcela y las ordenanzas vigentes, después resolvía el sistema estructural, la distribución e instalaciones de todo tipo y por último intentaba que, además, quedara bonito, siguiendo el patrón atribuido a Vitrubio, tratadista romano del siglo I, “firmitas, utilitas, venustas”.  Lo cual es de lógica, porque si queda bonito pero no se puede utilizar o se cae, menudo resultado. 

Cuando se inicia la rehabilitación se comprueba que el edificio es estable en lo que afecta a los muros de gran sección, superiores a una vara, pero que existían importantes zonas caídas en los forjados de la crujía central y en la generalidad de la estructura de madera en la cubierta.   

En aspectos relacionados con la funcionalidad o utilidad, se ha podido comprobar que el hospital evolucionó adaptándose a los criterios higienistas que se iban incorporando con el tiempo y a los otros usos que ha tenido. Así las distribuciones de través del primer diseño, que obligaban a pasar de uno a otro espacio, se modifican con la realización de un corredor interior que permite aislar las salas. Pero hay otros aspectos que han salido a la luz y que permanecían ocultos, como la existencia de muretes para dividir las salas a modo de los modernos boxes hospitalarios, hornacinas en las paredes para dejar las medicinas a modo de mesillas y sobre todo los sistemas hidráulicos y de ventilación.

Un aspecto muy importante en un Hospital es la dotación de agua, sistemas de lavado y evacuación de residuos. En San Carlos se ha buscado, encontrado y dejado visitable, aunque el edificio no tenga una finalidad museística, el “viaje de agua” que proviene de la cacera del Mar de Ontígola, cuyo trazado se mantiene en la actual calle del Mar. Entra  en el edificio por la Calle Eras, atraviesa por debajo la crujía estructural y el corredor, y termina en un espacio bajo rasante, situado en la esquina suroeste del patio cerrado, que interpretamos como lavadero, ya que las paredes no están revocadas, no tiene solería y dispone de unas cajas a media altura del muro para introducir vigas de madera y soportar un tablero que evitaría que se mojaran los pies. Se ha recuperado y dejado visto con un lucernario. 

Resuelto el suministro de agua para tareas de limpieza, el suministro se completaba con agua más fina para beber,  que se debía obtener de las fuentes públicas que canalizaban la traída desde los manantiales de Ocaña por una galería situada en el lateral de la carretera de Andalucía, todavía existente, y repartían en el Arca de Agua. 
 
Accidentalmente, al realizar la demolición de la acera exterior, se ha encontrado en la calle Eras un pozo de unos dos metros de diámetro, realizado en ladrillo en la parte superior, que llega a unos doce metros y medio de profundidad.  Tiene varias “bocas” en su desarrollo, alguna en forma de galería de pequeña sección. La cota de excavación coincide con la altura a la que se detectó agua en el estudio geotécnico y que se constató en la realización de los muros pantalla del salón de actos. Creemos que forma parte de un intento de aflorar agua de mejor calidad a la que se obtenía en el viaje de agua. Constituye una singularidad en Aranjuez, junto a algunos pozos encontrados en el casco histórico.
 
Una vez utilizada, el agua sobrante se canalizaba mediante un sistema de colectores de ladrillo hacia la calle Hospital; donde entroncaba con la red de galerías con las que se dotó el trazado de la ciudad del siglo XVIII, que debido a sus dimensiones la cultura popular ha identificado con los misteriosos túneles que surcan la ciudad; y la huerta posterior. Se ha encontrado y dejado visto el sistema de evacuación en el nuevo vestíbulo de acceso.

El sistema de ventilación natural, consiste en huecos circulares, ligeramente  oblongos, situados en las claves de las bóvedas, que funcionan como chimeneas de ventilación; en combinación con los fraileros de las ventanas, que se abren de forma compleja en dos posiciones.

La climatización original de las salas, aunque desapareció en su totalidad cuando dotaron de calefacción por radiadores y calderas de carbón al edificio,  creemos que funcionaba por estufas, ya que han quedado los conductos de humos en los pasos de forjado de los techos, aunque no en la cubierta. Debieron eliminar todas las chimeneas, a excepción de las dos que daban servicio a las calderas de fundición, en la intervención de mediados del siglo XX.

El sistema de protección contra incendios se confió a bóvedas de ladrillo, que no tienen finalidad estructural ni conforman la cubierta, que es independiente y resuelta con madera. Se ha dejado una pasarela visitable que permite el recorrido bajo cubierta, observar la cara superior de las bóvedas, su sistema constructivo y la carpintería de armar de los faldones de cubierta, resuelta con madera de pino.

Estas sencillas prácticas, realizadas en el siglo XVIII con poca o ninguna tecnología, permitían el uso del edificio con garantías aunque en condiciones que actualmente nos parecerían de carácter poco confortable o inhabitable.

Aunque el Hospital de San Carlos no está catalogado como Bien de Interés Cultural (BIC) ni Bien de Interés Patrimonial (BIP), está protegido por el Plan General de Aranjuez de 1996, con carácter de Monumento.

Desde la propuesta realizada en la fase de Concurso abierto, a principios de 2006, hemos entendido que frente a la categoría de edificio-monumento, objeto sin uso desprovisto de contenido, el tratamiento debe ser de edificio monumental con uso público, activo y con la mayor utilización posible. Con esa idea, la solución dada al concurso de “Centro de Artes” resolvía el programa que contenían las bases con el mayor respeto al conjunto construido.

Cuando a finales del año 2014 el Ayuntamiento cede el uso a la Universidad Rey Juan Carlos, se cambia el programa de necesidades para que pueda alojar un número de estudiantes próximo a novecientos, salón de actos de trescientas plazas y dependencias de administración.

El proyecto se desarrolla en base al programa facilitado por URJC y después de obtener la aprobación del Rector y la Gerencia de la URJC se presenta en el Ayuntamiento de Aranjuez, informando a los Servicios Técnicos del Ayuntamiento de Aranjuez y a la Dirección General de Patrimonio, incorporando sugerencias de los técnicos de ambas administraciones y de la propia Directora de la DGPH de la Comunidad de Madrid. La autorización de la Comisión Local de Patrimonio es de fecha 27 de enero de 2016.

Las premisas fundamentales utilizadas en el proyecto de rehabilitación han sido:

-Absoluto respecto al edificio existente, su idea y razón constructiva.

-Adecuación al uso docente universitario. Carácter funcional, dotado de todas las comodidades actuales y cumpliendo con la rígida y profusa normativa vigente de instalaciones.

-Accesibilidad del edificio en todas sus plantas.

-Sostenibilidad energética, con utilización de tecnología de última generación.

-Que las nuevas construcciones que fuera necesario hacer fueran reversibles, pudiendo desmontarse sin afectar a lo existente en caso de que en un futuro así se decidiera. 

La superficie de Hospital en total era de 4.239 m2 construidos, pero fue necesario demoler parte de la intervención realizada a mediados del siglo XX, que invadía una zona del patio interior y el forjado que partía la primera nave de la calle Hospital, para recuperar las dimensiones y trazados originales. En total 512 m2.La superficie disponible quedó reducida a 3.727 m2 construida.

Como la superficie aproximada que se destina a espacios servidores, circulaciones e instalaciones, es más de una cuarta parte del total, al realizar el nuevo cuadro de superficies, se estimó necesario incorporar 1.160 m2 hasta obtener los 4.887 m2 finales.

Esta superficie se ha obtenido, en gran medida, bajo rasante. El salón de actos excavado debajo de la primitiva huerta-jardín situada en el frente a la calle Capitán, los accesos debajo de la crujía central que divide los patios y las instalaciones en nuevo nivel inferior bajo el ala de la calle Hospital construido en el siglo XIX. La compleja y voluminosa red de instalaciones se ha ocultado para que no interfiera con los espacios originales.

Exclusivamente se ha dejado visto el núcleo de comunicaciones; escaleras y ascensores, que no se puede meter dentro del primitivo edificio, porque obligaría a demoler gran parte del mismo y desvirtuaría el orden interno; permitiendo la accesibilidad a todas las plantas. Aloja en la parte superior la maquinaria imprescindible de climatización y ventilación que por sus características técnicas deben estar al exterior.

Las máquinas recuperadoras del sistema de ventilación se han ubicado en altillos diseñados al efecto. Las salidas de aire se han camuflado en las buhardillas interiores. A modo de ejemplo, las tuberías de ventilación, que discurren por salas y aulas, tienen doble conducto de sección superior a 50 cm de diámetro. Las instalaciones se esconden en artefactos diseñados al efecto, colgados de bóvedas y techos, que integran las comunicaciones, sistemas de alarma, proyección y alumbrado. Para evitar rozas en los muros se ha dispuesto un trasdosado que aloja los conductos y permite la ventilación de las paredes, a la vez que se instala un sistema de electroósmosis para desecar la humedad por capilaridad. 
   
La nueva construcción realizada en el patio oeste en su parte visible supone sólo la cuarta parte de la ampliación ( 261 m2 ), está separada de la pared oeste de la crujía central, que se ha restaurado dejando un hueco entre ambas. En el cajón sobre este espacio destinado a comunicaciones, abierto por la parte superior, hay máquinas de tamaño similar a un contenedor de transporte. Este edificio anexo tiene la particularidad de ser estructuralmente independiente y haber sido ejecutado en acero, de modo que se puede desmontar sin afectar al resto (reversible). Como gran parte de su volumen incluye máquinas e instalaciones, se ha utilizado para el cerramiento del paramento exterior un muro-cortina de vidrio, que en parte es transparente y en parte opaco, pero de aspecto uniforme y que refleja el entorno. La decisión de utilizar vidrio en añadidos que necesariamente deben sobresalir al exterior es un recurso que se viene sistematizando en actuaciones de rehabilitación y evita confusiones de entendimiento entre lo existente y lo nuevo. 

Las instalaciones proyectadas son tecnológicamente muy avanzadas, con programas informáticos que controlan la climatización por suelo radiante, la ventilación y calidad del aire, los niveles de iluminación, los sistemas de protección contra incendios, de elevación y los diversos equipos multimedia.

El esfuerzo por incorporar todas las instalaciones y dotaciones exigibles a un edificio con uso docente-universitario del siglo XXI a una construcción del siglo XVIII y que, además, afectaran lo mínimo a su aspecto ha sido constante y una de las prioridades en la intervención.  Con la circunstancia añadida del carácter reversible de las nuevas implantaciones.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos.
Privacidad